Te invito a desaprender

¡Hola!


El otro día, leí en una publicación sobre la palabra DESAPRENDER y me llamó mucha la atención; nunca le había dado importancia a esa palabra y me di a la tarea de buscar su significado: es hacer un esfuerzo consciente para decodificar y desconocer patrones establecidos abandonando zonas de comodidad intelectual. Reaprender es desestimar y hasta eliminar, responsablemente, lo que ya no sirve, y aprender a hacer algo de forma distinta a la que, durante años, hemos realizado.



Después de leer esto, me cayó el veinte: es justo lo que he estado haciendo estos últimos 12 meses; darme la oportunidad de dejar atrás viejos patrones, de ver la vida con otros ojos, abrirme a nuevas ideas, intentar entender el porqué de las cosas, cuestionarme qué es lo que me deja cada situación, tomar el aprendizaje, tratar de juzgar menos a los demás entendiendo que todos tenemos una historia detrás, y que cada uno actúa desde sus emociones, sus heridas, patrones, incluso desde las lealtades familiares. Al desaprender, sientes como si te quitaran una venda de los ojos, como si de repente, prendieran la luz; es permitirte ver las cosas desde otro enfoque, como si te movieran de lugar y poder percibir otro ángulo; todo lo ves desde otra perspectiva. Es estar más consciente del aquí y el ahora, de tus emociones; percibir cómo se sienten las emociones en tu cuerpo, cómo una emoción te puede llevar a otra, incluso, yo me he podido dar cuenta cómo escondo el miedo con el enojo. Poco a poco, conforme he ido practicando el estar más consciente de todo esto, me ha ayudado también a entender más el entorno que me rodea; entender que, la mayoría de las veces, la reacción de los demás no es contra mí, que cada uno tiene su propia verdad, cada persona vive su vida como la necesita vivir; se vale aconsejar, pero nunca imponer, porque lo que a mí me puede funcionar, no necesariamente le funciona al otro; cada ser humano es único, irrepetible y, por eso, te invito a que trates de desaprender y a reaprender: soltar cosas que ya no te sirven hoy, desde paradigmas, ideas, relaciones que ya no te dejen algo bueno, trabajo donde no te sientas pleno, enojos o resentimiento que estés cargando desde hace tiempo… Date la oportunidad de abrir los brazos a cosas nuevas, de ver la vida con otros ojos. Yo, a mis 40 años, estoy aprendiendo a descubrir mis pasiones. Siempre pensé que era una persona sin pasiones, poco intensa y sin grandes talentos, pero hoy, a unos días de cumplir 41 años, mi mundo ha dado un giro de 180 grados: encontré la pasión por la psicología, a tal grado que voy a empezar a estudiar la licenciatura en psicología después de muchos años de haber estudiado Administración de Empresas y a un año de estar estudiando la Maestría en Inteligencia Emocional y de leer libros tan interesantes relacionados con las emociones, psicogenealogía, neurociencias, coeficiente cero, árbol genealógico, entre muchos otros. Jamás hubiera imaginado que encontraría, a esta edad, algo por lo que me apasionaría tanto; siempre he sentido que algo faltaba y, gracias a que me di la oportunidad de seguir buscando, a abrirme a algo totalmente nuevo para mí, fue que llegué a donde estoy, escribiendo mi blog, estudiando una segunda carrera, tomando cursos de sanación, taller de ángeles, tanatología… y sé que apenas es el comienzo.


“Vacía tu taza para que pueda ser llenada, quédate sin nada para ganar la totalidad”

Bruce Lee


Te cuento todo esto porque creo que si yo pude desaprender, todo el mundo lo puede hacer y te aseguro que, al darte la oportunidad, vendrán cosas maravillosas. Hay que atreverse a vivir: haz ese viaje que siempre has querido, estudia lo que siempre has soñado, inscríbete a esa clase que siempre pospones (baile, canto, teatro, yoga, meditación), busca ese trabajo que siempre has querido, toma el valor para abrir ese negocio que tanto has creado en tu cabeza, pero no te has dado la oportunidad de llevar a cabo. Encuentra esa pasión por la vida, reconecta con ese amigo, hermano, con tu padre o tu madre que hace tiempo no hablas; haz esa llamada que tanto tiempo has deseado y que siempre terminas colgando; no dejes para otro día las cosas, no permitas que el miedo se apodere de ti. Todo lo que necesitas está dentro de ti: las fuerzas, las ganas, el valor, el coraje. Todo lo que vivimos en esta vida tiene un porqué, así que no dejes que la vida te grite; si al hablarnos entendiéramos, no tendríamos que vivir cosas tan difíciles para aprender. Nunca es tarde para cambiar; agradezcamos que hoy estamos vivos y salgamos a la vida con actitud, con ganas de tomar las riendas y de luchar por nuestros sueños.


Te invito a desaprender.


Ama todo lo que el universo contiene. Sé un apasionado de tu hoy, de tus mañanas, de tus tardes, de tus noches; toma consciencia de tus actos; permanece en el aquí y el ahora; renuévate cada día.


¡Gracias por ser parte de mi sueño!

433 vistas
IMAGEN CURVAS blanco.png

Un Blog para ti...

Dime donde contactarte

Estemos conectados!

Mail: anadelrioblog@gmail.com