El Perdón

¡Hola!

El tema de este post surgió por la petición de una gran amiga y lectora asidua de mi blog, lo cual agradezco infinitamente, ya que me llena de alegría escribir sobre temas que son importantes para mis lectores.

¿Por qué es importante perdonar? Cuando no perdonamos a los demás, o cuando no nos perdonamos a nosotros mismos, llevamos dentro de nosotros un dolor, un resentimiento, una culpa y esto nos afecta internamente; de alguna forma, el corazón está dañado; traemos cargando una bolsa muy pesada, que día a día arrastramos.

A todos, en algún momento de nuestra vida, una persona, ya sea de manera consciente o inconsciente, nos ha hecho daño y, cuando esto pasa, se crea como un hilo invisible que va de ti a esa persona y, en cierta manera, tú sigues tu vida, pero te sigue doliendo y sigues dándole vueltas a la situación en tu cabeza; vuelves a sentir el dolor y tienes a esa persona, con ese vínculo, ya sea en tu casa, en tu trabajo, en tu familia o en tu vida diaria. Aunque aparentemente estás bien porque la vida sigue, te sigue lastimando por dentro. Una vez que tú perdonas a esa persona, lo que haces es cortar ese hilo invisible, ese vínculo y lo dejas ir, y verás la liberación que se siente al perdonar. No hace falta que te pidan perdón para perdonar; no lo hagas por la otra persona, hazlo por ti; no esperes que el otro dé el paso para pedirte perdón, tú perdona por tu felicidad, por tu tranquilidad, por tener paz interior y para estar bien contigo mismo.

El perdón es la base de tener una vida plena y feliz.

La vida es maravillosa, pero tan rápida y fugaz, que lo mejor es perdonar.

El perdón nos ayuda a liberarnos y sanar internamente; es una decisión, no un sentimiento. Al perdonar y perdonarnos, sentirás paz en tu alma. Perdonar sinceramente, en ocasiones, puede resultar heroico, pero la recompensa es maravillosa.

La inmensa alegría del perdón, sana heridas aparentemente incurables, restablece nuevamente las relaciones y te da una paz interior, que te permite seguir caminando de manera más ligera.

Un paso para poder perdonar es sentir empatía por la otra persona; al ser capaz de identificarnos con el otro, ponerse en su papel, ayuda al conocimiento interno del otro y hace más fácil comprenderlo. Perdonar es dar otra oportunidad, es confiar en el otro. Todos nos merecemos otra oportunidad. Sólo ojo, quizá exista una persona que te haya hecho mucho daño y que ni siquiera sea consciente de que lo ha hecho, pero sigue con la misma actitud y te sigue lastimando; el perdonar no significa permanecer en el mismo lugar y soportar; el perdonar significa liberarse del sufrimiento, soltar y cerrar el círculo, si eso es lo más sano para ti. Por otro lado, también creo importante comentar que, en toda situación, siempre hay dos caras de la moneda: la percepción de las cosas es personal, es decir, una situación o la actitud de una persona puede lastimarte porque esperabas otra cosa o porque no te apoyó cuando lo necesitabas, pero la otra persona, seguramente, tendrá una percepción diferente de la situación y vas en la vida cargando con mucho sufrimiento y resentimiento; dejamos que el sentimiento se apodere de nosotros y no nos damos la oportunidad de aclarar las cosas, de expresarnos de manera adecuada y ponemos una barrera donde ya no hay espacio para el diálogo. Trata de interiorizar y reflexionar sobre la situación que te está lastimando en este momento, lo que te causa sufrimiento, y velo como un tercer observador: salte por un momento de la situación y observa, ¿cómo pasaron las cosas? ¿Qué sentiste? ¿Por qué te dolió o te sigue doliendo? ¿Cuál es el fondo de la situación? ¿La culpa fue sólo del otro o también tuya? ¿Qué hiciste para que sucedieran así las cosas? ¿Realmente esta persona te lastimó conscientemente o traía acumulando muchas cosas y fue la gota que derramó el vaso? Te recomiendo que te hagas todas estas preguntas porque, el poder salirte de la escena y ser un observador, te puede ayudar a ver las cosas desde otro enfoque y, de esta manera, te será mucho más fácil perdonar. Date todo el tiempo que necesites para llevar el proceso y poder perdonar desde el corazón. A veces, cuando es algo reciente y el dolor todavía está a flor de piel, es muy difícil poder perdonar desde lo más profundo de tu ser, toma su tiempo así que no fuerces las cosas, vive el proceso; sólo no te enganches con el cuerpo del dolor, no permitas que el sufrimiento te envuelva; permite que las cosas fluyan, vuélvete un espectador y, cuando estés listo, suelta y perdona.


El perdón del presente es incluso más importante que el perdón del pasado. Si perdonamos cada momento, no habrá acumulación de resentimiento que necesite ser perdonado más adelante en algún momento.

Hoy te invito a perdonar a quien, consciente o inconscientemente, te haya hecho sentir que no eras suficiente. Libérate del dolor y el sufrimiento por un pasado que no volverá y cierra puertas que pesan en tu interior, aceptando que el hubiera no existe y que lo que viviste, sólo podía ser de esa manera.

Aunque no voy a olvidar el pasado, lo dejo donde pertenece. Es de valientes arrancar la tristeza, sacudirnos el dolor y recomenzar. Decide hoy empezar a escribir un nuevo capítulo de tu vida, cierra los ciclos y vive el presente. Mejores cosas te esperan. Deja de ser quien eras, y transfórmate en quien eres.

“Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar.”

Gandhi

Aprender a perdonar es una de las herramientas de sanación más poderosas que existen, porque impacta tanto en tu espacio espiritual como en el físico y emocional . El perdón es la clave para la libertad. Cuando perdonas de corazón, cortas el veneno emocional y la carga negativa que te mantenía atrapado al pasado.

Es un trabajo diario aprender a perdonar y, aunque no es fácil, es una experiencia sanadora que todos tenemos la capacidad de realizar y que te permite disfrutar de tu presente en plenitud.

El perdonar no significa darle la razón a quien te hizo daño, restarle importancia a tus sentimientos y/o justificar a quienes te maltrataron. El perdonar es tomar la decisión de que ya no te va a afectar la situación, desengancharte de lo que te causa dolor, y ver el pasado como un aprendizaje y no como una bolsa de culpas.

“El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos, no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.” Madre Teresa de Calcuta.

Un ejercicio que puedes hacer y que te ayudará a soltar y perdonar, es escribir una carta a esa persona o personas que te hicieron daño, donde expreses tus sentimientos, el dolor que sientes, lo que te gustaría decirles, lo que te hubiera gustado que hicieran, describiendo la situación, cómo te sentiste en ese momento y cómo te sientes ahora. Escribe la carta con mucha calma, respirando profundo, en un momento que puedas estar solo y concentrado; siente desde el fondo de tu corazón, plasma en palabras tus emociones, tus sentimientos y tus pensamientos. Al terminar, escribe: el día de hoy decido perdonarme y perdonar a todas las personas que me han hecho daño. Si quieres, escribe sus nombres. Escríbela con toda la intención, visualiza que enfrente de tí esta esa persona; lee la carta en voz alta y siente desde tu corazón el perdón. Si tienes ganas de llorar, llora. Si tienes ganas de gritar, grita. Escucha a tu cuerpo y siente la emoción o las emociones… deja que salgan y libérate. Después, dobla la carta y quémala. Pídele permiso a una plantita para poner en esa maceta o en el jardín las cenizas y colócalas ahí en la tierra. Mientras tanto, siente cómo te liberas y cómo te has quitado un peso de encima.

“El perdón no es un simple mecanismo para liberar de culpa a quien nos ofendió. El perdón es un mecanismo para que yo sea libre de la amargura que dejó esa acción en mi corazón, para ser libre de las heridas del alma.

BUDA

Espero puedas hacer el ejercicio que te sugiero en este post. Me gustaría mucho que me dejes tus comentarios y que compartas el post si fue de tu agrado.

Gracias por ser parte de mi sueño.

246 vistas
IMAGEN CURVAS blanco.png

Un Blog para ti...

Dime donde contactarte

Estemos conectados!

Mail: anadelrioblog@gmail.com